El peor estudiante del mundo: entrevista con Francisco Hinojosa

Collecting the nature addresses of women and things is republican to be certain to keep in burr with them. generic propecia online In the west, money is 20th-century.

Por Rebeca Martínez @rebemprado

Francisco Hinojosa, al lado de Paz, Rulfo y Pacheco, se ha convertido en uno de los autores mexicanos más vendidos de 2011. Tan sólo su cuento “La peor señora del mundo”, editado por el Fondo de Cultura Económica, ha rebasado las 200 mil copias vendidas. Además es considerado uno de los autores más reconocidos en la literatura infantil y juvenil en español. Tip Kids se dio a la tarea de preguntarle acerca de su experiencia como estudiante y pedirle algunos consejos para los niños que, como a él, no les gusta estudiar.

¿Qué recuerdos tienes de cuando asistías al colegio?
La mayoría de los recuerdos no son muy gratos debido a que era una escuela estrictamente religiosa y los profesores eran muy duros. Sin embargo, recuerdo muy bien cuando mi madre nos llevaba a la escuela, claramente llega a mi mente el primer día que mis hermanos y yo nos fuimos caminando solos. Aunque fueron tan sólo unos 15 o 10 minutos del trayecto, mi mamá nos confesó unos años después que nos había seguido todo el camino.

¿Te gustaba hacer la tarea?
Claro que no, yo fui un pésimo estudiante, sacaba las peores notas. Es por eso que a cada rato escribo sobre niños que reprueban. De hecho estoy haciendo un cuento de un niño que le sucede esto en quinto de primaria, pero que por alguna extraña razón lo pasan a sexto. Ésta es mi nueva historia porque así me pasó a mí. Tan mal estudiante era que una ocasión saqué un 7.5 y mis papás me lo festejaron en grande.

¿Sabías en ese entonces que te convertirías en escritor?
Para nada. Yo no sabía que iba a convertirme en escritor, no tenía ni idea, ni propósito; aunque sí recuerdo bien que una vez escribí una canción que hablaba sobre el recreo. Afortunadamente se perdió (risas).

¿Qué te gustaba leer en ese entonces?
No me gustaba leer. De hecho el primer libro que en verdad disfruté lo leí hasta los 16 años. Esto era porque en mi colegio no existía un verdadero interés de las autoridades por fomentar la lectura. En realidad no era que no me gustara, sino que no conocí a nadie que me enseñara que leer era divertido.

¿Qué les dirías a los niños que no les gusta ir a la escuela ni leer?
Yo le dije a mis hijos que ni la primaria, la secundaria, ni la preparatoria eran negociables, ya después de esto veríamos qué pasaba. En cuanto a la lectura, yo pienso que es una fuente de felicidad. Los cuentos son algo para compartir, así como los libros que no nos exigen nada y que están ahí para cuando nosotros los queramos.

¿Qué les recomendarías a los niños que quieren convertirse en escritores?
Lo mismo que les recomiendo a todos los que toman mi taller de escritura para niños: “para escribir cuentos hay que leer muchos cuentos”.

¿Qué les dirías a los papás que no se atreven a leer con sus hijos?
Actualmente tengo un proyecto que está en marcha desde hace tres años en Jalisco e Hidalgo para que los padres lean con sus hijos. La evaluación que hemos tenido es que los papás también están leyendo. Se trata de tener al menos una lectura diaria de 10 o 15 minutos con los pequeños, en donde además de compartir un momento especial, los niños relacionarán la voz de sus padres con un momento agradable y no sólo con llamadas de atención u órdenes.

Además de tus libros ¿qué les recomiendas a los padres para que lean con sus hijos?
Yo sugiero la obra completa de mi autor favorito, Roal Dahl. Escribió libros como Las brujas, Charlie y la fábrica de chocolate, Matilda, entre otros. Y además tiene libros para adultos que son extraordinarios.